12.04.2017De la política de bandos a la política de pactos

Del 20D al 26J. Seis meses para llegar al mismo punto. Seis meses en los que nuestros representantes políticos –los ‘viejos’ y los ‘nuevos’– se han mostrado incapaces de hacer lo mejor para España, que no era otra cosa que formar un gobierno a la altura de las circunstancias. Seis meses que han concluido con una campaña electoral surrealista en la que los discursos desde las barricadas se entremezclaban con charlas simpáticas en la cocina del presentador de TV Bertín Osborne. Todo para eclipsar y sustituir lo verdaderamente importante: el debate en torno a las propuestas. Y al final, como siempre, la factura nos la han pasado a todos los españoles: 160 millones de euros nos han costado estas segundas elecciones. ¿Y para qué? Para llegar, si no al mismo lugar, sí a uno muy parecido. Sin regeneración la estabilidad política no será posible. Ha llegado el momento de superar de una vez por todas la política de bandos e impulsar una política de pactos que modernice una España en la que no debe haber espacio ni para la corrupción, ni para la impunidad ni para el sectarismo.

Mientras que en países como Finlandia, Dinamarca o Alemania las coaliciones de gobierno están a la orden del día, en España existe un guerra civilismo enfermizo que frena cualquier posibilidad de regeneración y cambio. De las sedes de nuestros principales partidos políticos emergen infinidad de enfrentamientos artificiales, muy rentables electoralmente, pero que, tal y como me dijo Manuela Carmena tras el 20D, nada tienen que ver con los problemas de los ciudadanos.

Los ciudadanos en España hace tiempo que alcanzamos la mayoría de edad. Ahora es el turno de nuestros políticos. Ya está bien de criminalizar al adversario político. Ya está bien de despertar las más bajas pasiones y dividir España en buenos y malos. Vivimos un momento excepcional, en el que los populismos –de uno y otro signo- están haciendo estragos, como estamos viendo en Grecia o en Reino Unido. Necesitamos políticos a la altura de la circunstancia.

 

Pablo Blázquez

Editor de Ethic

Twitter: @Ethic_